636661705 info@torrentidedeu.com

APTITUDES y ACTITUDES EN EL RELEVO GENERACIONAL

El diccionario define como hombre, o mujer, de empresa a la persona que posee determinadas cualidades, aquellas aptitudes necesarias para dirigir un negocio.

Hasta aquí todos podemos estar de acuerdo con esta definición. Ahora bien, cuando estamos ante un relevo generacional, los padres y sus hijos, sus sucesores, deberían consensuar cuáles son las cualidades, las aptitudes y sobre todo las actitudes necesarias para dirigir su empresa familiar.

Hablamos de los padres en plural, ya que creemos que el matrimonio debe hacer un esfuerzo para ponerse de acuerdo en estos temas.

El relevo generacional es un proceso natural al que se ven precipitadas todas las empresas familiares. Hablamos de relevo circunscribiéndolo únicamente en el ámbito de la Dirección del negocio. Dejamos la propiedad y la administración o gobierno de la empresa para otra reflexión. Para estar al frente, para dirigir un equipo de personas se deben tener capacidades de liderazgo. Además de tener las aptitudes necesarias que requiere la dirección en concreto de aquella empresa familiar. Por ejemplo una formación técnica adecuada o una clara disposición comercial.

Conocer la empresa a fondo y estar de acuerdo con el predecesor en cómo se debe llevar el negocio. Estar en plena sintonía con el ABC del negocio facilitará que se pueda realizar mucho mejor el relevo.

Tampoco podemos olvidar las actitudes. Es decir de qué manera expresará el sucesor nuestro ánimo. Aquel que ha prevalecido durante tantos años y que ha hecho que la empresa funcionase cómo deseaba el predecesor.

¿Existe una manera concreta y única de hacer empresa? En éste ámbito será más difícil que nos pongamos de acuerdo con el sucesor. Son diferentes personas y cada cual con su propia personalidad, nos hará falta hablar y pactar para llegar a estar de acuerdo.

El relevo generacional lo entendemos, pues, como un proceso en el que hablar y llegar a pactos. Una actitud positiva y de complicidad de todos los protagonistas, a la vez que una comunicación fácil, fluida y cómoda entre todos los miembros de la familia empresaria, serán las claves indispensables para un buen resultado de este proceso. Por tanto es importante que nos dejemos acompañar en este proceso y sobre todo dejarnos aconsejar en la fase inicial para asentar las bases que consigan hacer de éste un proceso de éxito.

Torrent i Dedeu

Consejeros de la Familia Empresaria

ShareThis Copy and Paste